Odontopediatría

Los odontopediatras son profesionales de la salud que ofrecen prevención y tratamiento odontológico integral, proporcionando atención especializada, desde la primera infancia hasta la adolescencia, incluyendo el colectivo de niños con necesidades especiales.

Ortopedia dentofacialMantenedores de espacioTraumatismos dentalesCariesPrevenciónPreguntas Frecuentes

Ortopedia dentofacial

Ciertos tipos de maloclusiones se desencadenan por la presencia de hábitos nocivos como la respiración bucal, la deglución atípica (interposición lingual) o la succión digital ocasionando problemas que no solo afectan a la colocación de los dientes sino que también involucran estructuras óseas. En estos casos, los tratamiento tempranos (incluso desde los tres años de edad) aprovechando el crecimiento del paciente, o reduciendo hábitos nocivos, podrían estar indicados. Esta primera fase (que no siempre es necesaria o posible) puede resolver fundamentalmente discrepancias esqueléticas y/o dento-esqueléticas facilitando un tratamiento de segunda fase si así lo requiere.

Mantenedores de espacio

La importancia de la conservación del arco dental de la dentición temporal permitirá una correcta erupción de la dentición permanente. Por ello la pérdida prematura de molares temporales debe requerir siempre una atención especializada. Factores como la fuerza mesial de los primeros molares, la caries interproximales no tratadas, la pérdida prematura de dientes temporales, la ausencia congénita de dientes (agenesia), la fusión anatómica entre hueso y diente (anquilosis), la erupción ectópica de primeros molares, etcétera, condicionan la pérdida de espacio.

Traumatismos dentales

El traumatismo accidental de los dientes es quizá, uno de los accidentes más dramáticos que le suceden a un individuo y su frecuencia en la clínica odontológica es cada día mayor.
Las lesiones traumáticas de los dientes constituyen la segunda causa de atención odontopediátrica tras la caries. Los traumatismos se caracterizan porque no se rigen por un solo mecanismo etipatogénico, ni siguen un patrón predecible en cuanto a la intensidad o extensión. Para tener buenos resultados terapéuticos se necesita un enfoque multidisciplinar, con todas las especialidades de la odontología.
El modo de actuar ante un traumatismo dental va a depender de muchos factores, fundamentalmente si ha ocurrido en un diente temporal o permanente, y de las condiciones en que se haya producido dicho traumatismo. En función de estas características existen ciertas pautas de actuación que podrían mejorar el pronóstico. En cualquier caso es imprescindible buscar atención de urgencia con un odontopediatra, incluso acudir a un centro hospitalario en función de la gravedad del traumatismo. Un correcto diagnóstico, un adecuado manejo desde el primer momento y la posterior instauración de un buen tratamiento van a favorecer la recuperación de las estructuras afectadas. Resuelta la urgencia, posteriormente será necesario un plan de control y seguimiento, con el fin de prevenir posibles complicaciones.
¿Que hacer ante un traumatismo?
Llamar a la clínica dental (985132618)
DENTICIÓN TEMPORAL:
En caso de fractura el odontopediatra deberá determinar la gravedad de la misma para tomar la mejor decisión y plan de tratamiento.
Nunca debe reponerse un diente temporal si ha sufrido una avulsión.
DENTICIÓN PERMANENTE:
Es importante confirmar o descartar la presencia de fracturas accesorias, incluso de la raíz del diente y, excluir la presencia de fragmentos dentarios o cuerpos extraños en labios o mejilla.
Un diente permanente avulsionado es una de las pocas situaciones reales de emergencia en odontología

CASO 1

CASO 2:

Caries

Enfermedad bacteriana destructiva de las estructuras dentales producida por una serie de microorganismos que viven en el medio bucodental. Es la enfermedad crónica infantil más común . A su vez, es una enfermedad totalmente prevenible siempre y cuando se aborden los factores que la desarrollan y se instauren factores protectores que ayudaran a restablecer el balance de una boca totalmente desequilibrada.
Una caries no tratada se puede convertir en una afectación pulpar, provocando una lesión reversible o irreversible en el nervio dental. El tratamiento de una lesión pulpar es un procedimiento más complejo y requiere de más de una sesión.

Prevención

-HIGIENE BUCODENTAL
La principal medida de prevención de la caries es la higiene.
Hasta el primer año de edad basta con limpiar las encías y los dientes con una pequeña gasa húmeda. A partir de los dos años se introduce el cepillo de cabezal pequeño y de cerdas suaves. A estas edades los padres tienen la labor de enseñarle a su pequeño, pasándole el cepillo con delicadeza, después de cada comida. La cantidad de pasta debe ser mínima (el equivalente a una lenteja), ya que no es aconsejable que se trague el flúor. Incluso hasta los tres años se recomienda evitar los dentífricos.

-FLUOR
La floración bajo el control del odontopediatra es una de las medidas más eficaces para luchar contra la caries. El esmalte se puede reforzar y remineralizar mediante la aplicación de flúor.

-SELLADOS
Los sellados de fosas y fisuras pueden ser utilizados efectivamente como parte de las medidas preventivas de la caries con base individual o como medida de salud pública en poblaciones de alto riesgo.
Se describen como un material colocado en las fosas y fisuras de dientes susceptibles al desarrollo de caries, actuando como una barrera física por la unión micromecánica al diente que evita el acceso de las bacterias cariogénicas y de su fuente de nutrientes.
El sellado de fisuras estaría indicado en aquellos pacientes de alto riesgo de caries y además realizándolo tan pronto sea posible.

-ALIMENTACION
La frecuencia en la ingesta de alimentos cariogénicos, sobretodo entre comidas, tiene una fuerte relación con el riesgo de caries, pues favorece cambios en el pH y alarga el tiempo de aclaramiento oral, lo que incrementa la probabilidad de desmineralización del esmalte
Las dos medidas más útiles son la reducción de la ingesta de azúcares y evitar las comidas entre horas. Durante las comidas principales el flujo salivar es mayor y permite un rápido aclaramiento oral. Este período de aclaramiento dependerá de la consistencia de los alimentos y la solubilidad de las partículas, además de características individuales como la masticación, cantidad y características de la saliva.

¿ Qué debes saber sobre el cuidado bucodental de tu hijo?

1. ¿ A qué edad se debe acudir por primera vez al odontopediatra?
Se recomienda hacer la primera visita al odontopediatra dentro del primer año de vida. A los dos años, hay muchos niños que ya han sufrido traumatismos, presentan caries o problemas de oclusión, cuya prevención y detección temprana podría evitar tratamientos más complejos en un futuro.
2. ¿ Con qué frecuencia deben realizarse las revisiones?
Cada 6 meses, coincidiendo con la aplicación profesional de flúor tópico.
3. ¿ Qué puedo hacer si mi hijo tiene miedo al dentista?
El odontopediatra sabe aplicar las técnicas adecuadas para ayudar al niño a familiarizarse con el ambiente odontológico. Iniciar las visitas cuando el niño es pequeño le ayuda a tomar contacto con este ambiente, las medidas preventivas no son molestas, lo cual repercute en una sensación agradable y de motivación positiva para el niño.
4. ¿ A qué edad salen los primeros dientes?
Los dientes temporales comienzan su erupción aproximadamente a los 6 meses, empezando por los dos dientes centrales inferiores. A los 30-36 meses se produce la aparición completa de los 20 dientes temporales. A los 6 años comenzará la salida de los dientes permanentes.
5. ¿ Es aconsejable usar chupete?
Está muy demostrado que los hábitos como el uso prolongado del chupete, o, lo que es peor, la succión del pulgar u otros dedos, puede producir alteraciones del crecimiento normal de los maxilares. Es aconsejable comenzar a retirar el chupete entre los 12 y 18 meses, procurando no pasar de los dos años.
6. ¿ Es necesario tratar los dientes de leche?
Los dientes de leche, pese a que se caerán en un futuro, se encuentran en la boca para desarrollar su función (igual que los definitivos participan en la masticación, estética, fonética y deglución). La pérdida prematura de estos dientes puede suponer una alteración de estas funciones. Si aparecen caries en los dientes de leche también se puede producir dolor e incluso infecciones y si estas caries son extensas, se pueden producir pérdidas de espacio que originarán problemas en la erupción de los dientes definitivos y como consecuencia darán lugar a malposiciones dentarias.
7. ¿ Cuándo se debe empezar a lavar los dientes al niño?
Desde el mismo momento de la aparición de los primeros dientes, la limpieza puede realizarse con diversos elementos: cepillo manual pequeño o eléctrico y seda dental. Es conveniente cepillar los dientes después de cada ingesta, siendo la de la noche la más importante. Además conviene que el cepillado sea lo más seguido posible a las ingestas.
Hasta los 8 años, el niño no tiene destreza manual suficiente como para realizar un cepillado efectivo.
Aunque para favorecer el proceso de aprendizaje, se recomienda que sea el niño el que cepille sus propios dientes, bajo la supervisión de un adulto y que al final, el adulto repase el cepillado.
8. ¿ Qué pasta de dientes se debe utilizar?
Lo más importante de la pasta es que contenga 1.000 ppm de flúor. Casi todas las pastas con el enunciado “junior” lo contienen, evitar las pastas con el enunciado “infantil”, la cantidad de flúor no es la suficiente.
9. ¿ Influye la alimentación en la aparición de caries?
Es muy importante que los niños no abusen de alimentos azucarados (chocolate, galletas, caramelos, gominolas, zumos, yogures azucarados…) lo ideal es asociarlos a momentos concretos y que lo reciban como algo excepcional. Si los toman deberían cepillarse los dientes de forma instantánea.

Odontopediatría en Gijón