barbieri

Enfermedades periodontales más comunes

¿Te sangran las encías? ¿Tienes mal aliento? Estos son algunos de los síntomas más frecuentes cuando se trata de las enfermedades periodontales. Este conjunto de patologías tienen origen bacteriano/infeccioso y afectan a los tejidos de soporte del diente, desde la parte más superficial (encía) hasta la más profunda (hueso).

Entre las enfermedades periodontales  más comunes y con mayor prevalencia se encuentran la gingivitis y la periodontitis (“piorrea”). En la mayoría, la causa principal es la placa bacteriana y el cálculo (“sarro”), sin embargo, existen muchos otros factores que pueden influir en el inicio y evolución de estas enfermedades.

Para prevenir alguna de estas patologías y que no exista destrucción de los tejidos de soporte del diente, será fundamental contar con una higiene bucodental adecuada, así como acudir a un especialista en periodoncia que se encargue de realizar una evaluación y pautar el plan de tratamiento más indicado en función de tu caso.

Si no estás adquiriendo hábitos de higiene oral adecuados o tienes algunos de los síntomas mencionados anteriormente, será fundamental que conozcas en profundidad los tipos de problemas periodontales más comunes, y así poder evitar el riesgo de la pérdida dental.

¿Qué tipos de problemas periodontales existen?

Gingivitis

La gingivitis son un grupo de enfermedades caracterizadas por la inflamación de la encía. La causa principal es la placa bacteriana que se adhiere a los dientes y a las encías. Para prevenir la gingivitis es fundamental contar con unos correctos hábitos de higiene oral, que engloban el cepillado, el hilo dental y el uso determinados enjuagues bucales. Si quieres ralentizar la evolución de la enfermedad también debes acudir a revisiones con el periodoncista e higienista dental, que se encargarán de controlar los factores causales y realizar limpiezas profesionales de forma periódica.

En este caso, no existirá destrucción de los tejidos de soporte del diente, siempre y cuando se acuda a un profesional que detecte los síntomas tempranos y pueda aconsejarte sobre la mejor manera de tratarla, antes de que pueda evolucionar en una periodontitis. ¿Cuál es la gran ventaja frente a la periodontitis? En este estado, la enfermedad es todavía reversible por lo que no hay destrucción de tejidos.

Periodontitis

Cuando una gingivitis no es tratada de forma adecuada, puede desembocar en una periodontitis leve. Durante esta etapa de la enfermedad, no solo se inflaman las encías, sino que también se produce una leve pérdida de hueso alrededor de los dientes. En este caso, habrá solución a través de procedimientos mínimamente invasivos como el raspado y el alisado radicular.

En la etapa más avanzada de la enfermedad, la destrucción de los tejidos de soporte del diente (periodonto) se hace más evidente, aparecen espacios entre los dientes y se forman profundas bolsas periodontales que son espacios entre la encía y el diente donde se depositan las bacterias. En este momento, comienza la movilidad y migración dentaria que acaba por completo con la pérdida de la estabilidad dental. La mayoría de estos estados avanzados tienen tratamiento. A veces, para eliminar la infección profunda, serán necesarias microcirugías que, en ocasiones, podrían incluir técnicas regenerativas que permitan recuperar parte del hueso perdido.

La placa bacteriana y el cálculo (sarro), como ya se comentó previamente, son la causa de la evolución de estas enfermedades. Pero también existen factores de riesgo que agravan la enfermedad como son el tabaco, la genética, el estrés, la diabetes o las enfermedades cardiovasculares entre otras.

Retracción de encías

La retracción de encías (recesión gingival) es una lesión en la que el margen gingival migra apicalmente dando lugar a la exposición del cemento radicular o lo que se conoce como “cuello del diente”.

 Existen varias causas que pueden producir esta pérdida de encía, pero hay dos que destacan claramente sobre las demás y son completamente opuestas entre ellas: higiene traumática (cepillado agresivo) e higiene deficiente (acumulo de placa bacteriana y cálculo o “sarro”).

El tratamiento de estas lesiones, en primer lugar, debe ir encaminado a eliminar los factores causales. En segundo lugar, si la lesión sigue avanzando o supone un problema estético, se puede recuperar la encía perdida mediante una microcirugía mucogingival.

Exceso gingival

La amplia exhibición de encía al sonreír representa una gran preocupación estética por parte de los pacientes. Esta situación clínica se conoce como sonrisa gingival y existen varias causas para su desarrollo. Básicamente puede producirse por un excesivo tamaño del maxilar superior, labio superior corto, hipermovilidad labial y exceso gingival.

Al contrario de la retracción de encías, hay ocasiones en las que podemos observar un aumento de la misma. Las causas principales son la inflamación por acumulo de placa bacteriana y sarro, pero existen otras causas como la utilización de determinados medicamentos (hidantoinas, ciclosporina A, algunos antagonistas del calcio) o también debido algunas enfermedades o condiciones sistémicas (embarazo, pubertad, déficit de vitamina C…)

Otra situación muy frecuente de exceso gingival que da lugar a dientes de menor tamaño es la erupción pasiva. Se produce por un retraso en la migración de la encía a su posición definitiva tras la erupción dental. Para solucionar este problema y contar con unos resultados estéticos óptimos, debes acudir a un especialista que realice un correcto diagnóstico y en función del mismo, seleccione la técnica quirúrgica periodontal más adecuada para tu caso. 

 

Ya has visto que la forma de prevenir algunas de las enfermedades periodontales es seguir unos adecuados hábitos de higiene bucal, así como realizar visitas periódicas al dentista. Por tanto, lo fundamental consistirá, en mantener un programa de mantenimiento periodontal, donde el especialista pueda detectar y controlar el estado y la evolución de cualquier patología con tiempo.

 

¿Los implantes dentales son para toda la vida?

Hoy en día muchos pacientes se preguntan si los implantes dentales son para siempre o tienen un tiempo de vida limitado. La duración de un implante dental dependerá de diversos factores como una infección bacteriana o enfermedades sistémicas que podrían acortar el ciclo de vida de los implantes. Sin embargo, es un tratamiento muy fiable que, si es realizado en manos de unos profesionales cualificados con experiencia y con materiales de calidad, los índices de supervivencia serán altos.

 

Los implantes dentales son una solución duradera y beneficiosa para el paciente ya que están creados con materiales, tales como titanio y zirconio, extremadamente resistentes para mejorar la salud bucal y la calidad de vida del paciente. Pese a esto, los implantes dentales pueden fracasar a corto o largo plazo debido a algunos hábitos o patologías que deben ser estudiadas en cada caso concreto, para resolver con éxito cualquier complicación.

 

Si estás pensando en colocarte un implante dental es fundamental que conozcas los factores que podrían perjudicar el éxito del mismo, y así poder evitar estos sucesos indeseables.

 

Fracasos a corto plazo

 

  • La ausencia de la osteointegración: Cuando un implante se pierde o es necesario quitarlo en los primeros meses tras su colocación, tienen como razón principal la ausencia de osteointegración (unión del implante al hueso tras un período de 6 a 8 semanas de cicatrización) Este fracaso puede estar relacionado con el paciente por varias razones:

 

    1. Cuidado con el tabaco: El tabaco es uno de los principales causantes de que los implantes dentales fracasen. La nicotina afecta a la tasa de recuperación o regeneración ósea, imprescindible para que la osteointegración tenga éxito. Entre sus efectos nocivos destaca la disminución de riesgo sanguíneo que produce el tabaco reduciendo la capacidad de defensa del organismo ante la concentración de bacterias y facilitando la aparición de infecciones.

 

    1. Enfermedades sistémicas: La diabetes es una de las enfermedades sistémicas que más afecta a los tejidos de alrededor de los implantes y los dientes. Por eso es muy importante tener controlada esta patología. Pero no es la única enfermedad que incrementa los posibles fracasos de los implantes. Todas aquellas patologías que cursan con alteración del sistema inmunológico (defensas) pueden alterar una correcta cicatrización y desencadenar en un fracaso del tratamiento.

 

  • Mal diagnóstico y planificación: Hay situaciones de fracaso a corto plazo que no dependen del paciente. Las principales razones suelen ser un mal diagnóstico y planificación, un error en la ejecución (importancia del profesional) o la utilización de materiales de menor calidad.

 

 

Fracasos a largo plazo

 

Periimplantitis: Los implantes pueden perder hueso alrededor de los mismos por una infección llamada periimplantitis. Ésta puede ser tan avanzada que, en ocasiones, resulta necesaria la retirada del implante. Si no se detecta y es tratada de forma precoz, se producirá una destrucción progresiva de la masa ósea que afectará a la fijación y sujeción del implante. Asimismo, como en el caso de la periodontitis, esta patología también podrá derivar en otros problemas relacionados con la retracción de las encías.  Esta infección tiene como razón principal:

 

  1. Higiene oral deficiente: No descuides tu higiene oral ya que es uno de los factores que favorece a la aparición de esta patología. Esto provoca la acumulación de placa bacteriana alrededor del implante. El diseño de la prótesis tiene que permitir una correcta higiene. El mayor y más frecuente error de higiene en casos de implantes con periimplantitis suele producirse por la ausencia o deficiente acceso a localizaciones interproximales (espacios entre dientes y/o implantes).

 

  1. Eliminación del consumo de tabaco: La periimplantitis puede verse agravada por el consumo tabáquico. Los tejidos blandos expuestos al tabaco son más susceptibles a un daño irreversible.

 

  1. Revisiones/limpiezas periódicas: Es fundamental acudir a la clínica dental para hacer 1 o 2 revisiones al año, determinar el estado los implantes y hacer un seguimiento de la osteointegración. Por otro lado, es imprescindible realizar limpiezas profesionales debido a la proliferación de bacterias, sarro y placa que podrían dañar las mucosas en la zona de implantes.

 

Si tienes pensado colocarte un implante dental debes saber que el diagnóstico y la planificación son el inicio de un buen o mal tratamiento implantológico. Por otro lado, el material utilizado junto con la experiencia y formación del profesional incrementarán de forma sustancial el éxito de esta terapéutica. En caso de que quieras que tus implantes dentales sean duraderos debes controlar el hábito tabáquico y las enfermedades sistémicas como la diabetes para conseguir un éxito a corto y largo plazo. Y, por último, pero igual de importante que los anteriores factores, la higiene y los controles por parte de los profesionales aumentarán de forma exponencial las probabilidades de evitar infecciones a largo plazo.

Cómo elegir un implante dental

La falta de una pieza dental, sobre todo en una zona visible, es muy probable que genere baja autoestima y complejos. Además, ¿sabías que tu salud bucal puede verse gravemente afectada? Afortunadamente, una de las muchas innovaciones que juegan un papel clave en la práctica de la odontología moderna es el implante dental. La mayoría de los implantes dentales están hechos para verse, sentirse y actuar como dientes naturales.

La implantología oral no solo contribuirá a preservar visualmente la estética de tu sonrisa, sino que también ayudará a la estructura general de la boca al evitar que los otros dientes se muevan fuera de sus posiciones normales.

Los implantes dentales pueden durar muchos años siempre que los pacientes reúnan las condiciones necesarias de salud bucodental, además de contar con un especialista que tenga gran experiencia y formación en el tratamiento implantológico. Es nuestra responsabilidad como profesionales, realizar un exhaustivo diagnóstico y planificación, así como trabajar con los mejores estándares de calidad, para prevenir patologías y ofrecerte la mejor solución a tus problemas bucales.

Por qué ponerte implantes dentales

  1. Evita que los dientes restantes se muevan: la pérdida dental puede provocar que el resto de dientes se desplacen de su posición original provocando alteraciones en la oclusión (forma de morder), rotaciones, inclinaciones, nuevos espacios entre los dientes, etcétera. Sin embargo, si se rellenan esos huecos con implantes dentales se puede prevenir cualquier complicación.
  2. Podrás masticar mejor los alimentos: los implantes, al igual que los dientes, son esenciales debido a que te permiten una mejora de la masticación y, por tanto, te ayudan a digerir mejor los alimentos.
  3. Mejora la confianza en ti mismo: además de brindar numerosos beneficios para la salud, los implantes dentales ofrecen más confianza en uno mismo. Es muy común sentirse inseguro debido a la pérdida de piezas dentales. Estos, te aportarán seguridad, bienestar e incluso mejora en el habla.

Implantes Osteointegrados

Actualmente los implantes dentales más demandados son los osteointegrados. Son la solución idónea a la hora de reemplazar un diente, especialmente con los últimos avances tecnológicos que hacen que sea más cómodos y seguros además de asegurar una estética perfecta.

La osteointegración ocurre cuando se produce una unión de la prótesis al propio hueso. El tipo de implante que suele utilizarse son los de titanio roscados, este material hace que el proceso sea eficaz al caracterizarse por ser duradero y resistente en el tiempo. En la actualidad también existen los implantes de zirconio para aquellos pacientes que sean alérgicos al titanio.

Las técnicas de implantes dentales más populares según la colocación:

  1. Técnica de carga inmediata: En situaciones específicas en las que el paciente demande una estética inmediata con “dientes fijos”, existe la posibilidad de instalar una corona provisional sobre el implante que se acaba de colocar. Pasados unos meses se cambiará esta corona provisional por una definitiva.
  2. Técnica en dos etapas: En aquellas situaciones en las que no se hace una carga inmediata, la opción terapéutica más frecuente consiste en colocar el implante dental, esperar unos meses a que se produzca la osteointegración (unión del implante al hueso) y colocar una corona sobre el implante. Cuando no sea posible realizar una carga inmediata, pero exista una alta demanda estética, se podrá colocar una prótesis provisional (fija o removible) que permita mantener una sonrisa agradable a la espera de la solución definitiva.
  3. Técnica con reconstrucción ósea: En aquellas situaciones en las que el hueso es insuficiente para poder anclar el implante en la posición inicial, existe la posibilidad de regenerar el hueso faltante. Es muy importante que el implante se coloque en la posición ideal que permita realizar posteriormente la mejor prótesis posible. Para ello, si el hueso es muy deficiente, habrá que crear el hueso previamente, esperar unos meses y colocar el implante en la posición óptima. Cuando el hueso es suficiente para colocar el implante en su posición ideal pero deficiente como para poder rodear por completo al implante colocado, se podrá regenerar el hueso al mismo tiempo que se coloca el implante. Se deberá esperar un tiempo prudencial para que el hueso regenerado y el implante cicatricen al unísono y, finalmente, se colocará una prótesis con las condiciones óptimas de salud, estética y función.
  4. Cirugía guiada: La última y más avanzada tecnología aplicada a la implantología oral es el diseño informático de la cirugía a realizar. Esto quiere decir que la intervención planificada se realiza previamente bajo un software específico por parte de nuestros doctores y el técnico de laboratorio. Mediante una férula rígida con anillas ultraprecisas, la cirugía se realiza con la máxima exactitud y, en ocasiones, ni siquiera es necesario separar la encía evitando la necesidad de suturar la herida.

Si estás pensando en la posibilidad de realizarte un implante dental, puedes consultar con nuestros especialistas. Te atenderemos de manera personalizada y te recomendaremos sobre las técnicas que se pueden utilizar acorde a tu situación. Para nosotros es muy importante contar con materiales y soluciones de alta calidad que mejoren las experiencias de cada paciente: ¡Volverás a sonreír como nunca antes lo habías hecho!

Ortodoncia para adultos

Seguro que conoces a alguna persona que pasados los 30 ha decidido recurrir a la ortodoncia y arreglarse la boca. Y es que la ortodoncia ha dejado de ser un tratamiento exclusivo de la adolescencia.

Cada vez es más común la preocupación por lucir una bonita sonrisa. El recurrir a la ortodoncia en edad adulta se ha convertido actualmente en algo primordial para hombres y mujeres.

En la actualidad hay una nueva generación que, lejos de continuar con la antigua creencia de que los tratamientos de ortodoncia solo son efectivos durante la infancia o adolescencia, han iniciado en la edad adulta, el proceso de corregir las maloclusiones e irregularidades en la alineación de sus dientes. La ciencia no ha ignorado este hecho y se han realizado avances e innovaciones en los materiales, tratamientos y productos que han permitido mejorar, no solo la estética de los aparatos, sino también los resultados conseguidos con ellos.

Por norma general, el principal motivo que hace que un adulto se interese por la ortodoncia, es por un factor estético. Pero lo más sorprendente para el paciente es descubrir que corregir las alteraciones bucodentales y restablecer el equilibrio morfológico de su boca, supone también una importante mejora de su funcionalidad. Y es que cuando los dientes no están correctamente alineados, la parte superior e inferior de la boca no encajan correctamente, y esto deriva en problemas a nivel articular, problemas musculares, desgastes dentales excesivos, etcétera.

En realidad hay multitud de problemas que derivan de una mala oclusión o mordida. Los pacientes no lo saben, hasta que se corrige y notan los beneficios de la corrección.

Por qué poner ortodoncia en edad adulta

Más allá de lo estético, los problemas de piezas dentales mal alineadas ocasionan el desgaste de los dientes y problemas de mandíbula que se acentúan con la edad. Por lo tanto, nunca es tarde para corregir esos problemas y lucir una bonita sonrisa.

Los principales problemas que repara la ortodoncia son:

  • La mala orientación de los dientes o apiñamiento dental, que afecta a la mordida y además es estéticamente indeseable.
  • Corregir los espacios entre los dientes que pueden tener un origen fisiológico (conocidos como diastemas) o deberse a una patología en las encías que debe ser tratada previamente (conocidos como troneras debidas a la enfermedad periodontal).
  • Incorrecta oclusión que afecta a la funcionalidad de nuestra boca a la hora de masticar o incluso a la hora de hablar o respirar.

Tipos de ortodoncia más populares

Al igual que sucede con los pacientes más jóvenes, en adultos será también el especialista quien recomiende a cada persona el tratamiento adecuado según su patología.

En la actualidad, entre los tipos de ortodoncia más habituales para adultos, se encuentran:

  • Brackets: estos pueden ser metálicos en color plateado o blancos, ya sea de porcelana y de zafiro. Todos ellos permiten un tratamiento eficaz para corregir una mala alineación de los dientes o incluso problemas de oclusión.
  • Ortodoncia invisible removible: se trata de aparatos invisibles realizados a medida para cada paciente. Son muy eficientes para corregir la alineación. Cada aparato tiene que ser reemplazado por uno nuevo cada cierto tiempo (de 1 a 2 semanas aproximadamente), para forzar el movimiento progresivo de cada pieza dental hasta conseguir su correcta posición.

Si estás dudando sobre a qué tipo de tratamiento someterte puedes contactar con nosotros, que, como expertos, solventaremos todas las dudas relacionada con la ortodoncia y te aconsejaremos sobre el tratamiento más adecuado para ti. Prepárate para sonreír sin complejos: ¡sonreír es la mejor respuesta a la felicidad!

¿Es bueno el uso del colutorio?

Muchas personas tienen como costumbre diaria utilizar un colutorio o enjuague para terminar con la rutina de higiene oral. Pero, ¿sabemos realmente si estamos utilizando el colutorio adecuado? ¿Es bueno utilizarlo todos los días?

Los dentistas siempre recomendamos que cuando nos visites nos preguntes cuáles son los productos más adecuados para tus necesidades ya que cada persona tiene necesidades diferentes y como especialistas podremos recomendarte los mejores productos para tu cuidado bucal.

En el caso de los colutorios y enjuagues, independientemente de cuál uses o de tu salud bucal y tus características específicas, siempre tienen que utilizarse como complementos de tu higiene dental diaria y nunca como sustituto. Su uso, siempre debe ir recomendado por un dentista para cada caso clínico concreto.

¿Cuándo se utiliza el colutorio?

El colutorio se puede utilizar en varias situaciones:

  • Como terapia. Los odontólogos podemos recetarte un colutorio como terapia de un tratamiento o de una lesión. Por ejemplo, después de una cirugía para que cicatrice mejor una lesión o por ejemplo para contrarrestar una inflamación o una infección. Este tipo de colutorios se utilizan por períodos de tiempo limitados y bajo indicación facultativa.
  • Para terminar con tu rutina de higiene oral. Los enjuagues bucales ayudan a reducir la hipersensibilidad de los dientes, el control de la halitosis, a reducir la inflamación de las encías, incluso contribuye a mejorar la gingivitis. Pero, ninguno de los colutorios valen para ayudar a todas las patologías.

Tipos de enjuagues bucales

En la actualidad existen en el mercado muchos tipos de enjuagues que además de ayudarte a mantener tu boca sana, te ayudarán con el cuidado de diferentes patologías.

  • Enjuagues antisépticos terapéuticos

Estos enjuagues ayudan en los casos en los que la placa bacteriana resulta un problema y sobre todo para aquellos pacientes que padecen gingivitis. Este tipo de colutorios puedes reconocerlos “fácilmente” por contener en su mayoría Clorhexidina.

Los dentistas solemos prescribirlos después de una cirugía oral o de tratamientos periodontales para promover la curación y prevenir las infecciones bucales. También ayudan a acelerar la curación de las llagas o úlceras bucales y reducir el dolor que producen.

  • Enjuagues antisépticos preventivos

Son de uso diario, y engloban aquellos colutorios con antisépticos de menor potencia. Debido a su menor potencia, no generarían efectos secundarios derivados de su uso diario como las tinciones o cambios de sabor, típicos de la clorhexidina. Como expertos, para uso diario, recomendamos fundamentalmente aquellos a base de cloruro de cetil piridinio o los aceites esenciales.

  • Enjuagues para hipersensibilidad:

Este tipo de enjuagues son aquellos dirigidos a reducir la sensibilidad dental, fundamentalmente relacionada con cambios de temperatura. Existen muchas formulaciones, siendo la más frecuente aquella en la que se incluyen nitrato potásico o cloruro potásico.

  • Enjuagues con flúor

Funcionan como “protectores” de los dientes frente al ataque de los ácidos producidos por la placa bacteriana. El flúor, actúa como “envoltorio” de los dientes frente a aquellos agentes bacterianos que causan caries y dañan el esmalte.

La información que te hemos facilitado es para que puedas tener más conocimiento acerca de los enjuagues bucales que existen. Como sugerencia general, puedes utilizar el colutorio al menos una vez al día y siempre después del cepillado. Sin embargo, nuestra recomendación es que siempre nos consultes para poder elegir el que mejor se adapte a ti. Pide cita y te ayudaremos.

Icnos la gafa de realidad aumentada

Conferencia sobre cirugía mucogingival

El Dr Germán Barbieri, director de la clínica dental de Coruña que lleva su apellido, impartió una charla sobre cirugía mucogingival para el recubrimiento radicular en la Reunión Conjunta del Colegio de Odontólogos y el de Higienistas de A Coruña el pasado 6 de febrero. La Srta Débora García Zas, higienista de la Clínica Barbieri, participó en el congreso dando una charla sobre los cuidados post-operatorios necesarios tras la realización de este tipo de intervenciones.
El equipo de la Clínica Barbieri se siente orgulloso de haber sido invitado un año más a esta reunión de tanto interés.
 

 

Curso de regeneración ósea impartido por el Dr. Barbieri

El Dr. Germán Barbieri impartirá un curso de regeneración ósea junto a dos prestigiosos colegas como son el Dr. Alberto Fernández y el Dr. Sergio Rodriguez.
Será un curso muy interesante que irá desde la regeneración periodontal de casos extremos a la regeneración de los maxilares atróficos.
En este documento podrás obtener toda la información del curso y la matrícula del mismo.
Os esperamos!!!

Docentes en curso Implant Dentistry

Nuestro Doctor Germán Barbieri, especialista en encías, será uno de los docentes en el curso Implant Dentistry impartido por Plénido Dental School. Este curso esta dirigido a licenciados en Odontología que quieran perfeccionar o iniciarse en la rehabilitación implantosoportada tanto quirúrgica como protésica.

Para más información, la podéis encontra en la web del curso de Plénido Dental School.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies